martes, 30 de mayo de 2017

Melendreros – Pozo Funeres (Bimenes)



Salimos de Oviedo por la A-64, en Lieres tomamos la N-634 hasta Nava, en el centro del pueblo tomamos la AS-251 hasta Rozaes, aquí giramos a la izquierda por la BI-3 hasta Melendreros,al final del pueblo, donde termina la carretera, aparcamos nuestro vehículo.

1.





Pasamos Fuente la Pipa y comenzamos a caminar por una pista hormigonada con fuerte subida.







Pronto comenzamos a contemplar la sierra de Peña Mayor.







Pasamos algunas cabañas con su fuentes







Una casería guardada por este tranquilo perro.





Pasado este caserío y superadas las empinadas cuestas llegamos a Fayacaba.





En Fayacaba se encuentra el refugio, en la falda del Pico Peñamayor, que tiene una altitud de 1.140m 






La pista nos da un pequeño respiro hasta pasar la Fuente Fueyo, luego vuelve a empinar sin descanso.






Un corto descanso, que agradecemos, pero,para nuestro pesar…¡dura muy poco!






Llegamos al cruce que enlaza con la pista que viene de La Baúa. Aquí un pequeño mirador nos ofrece espectaculares vistas.






A nuestra derecha el pueblo de Melendreros de donde partimos, al fondo Oviedo.





Abajo las casas de La Baúa y la pista que viene desde La Casilla y al fondo distinguimos la Sierra del Aramo y de la zona de Peña Ubiña. 




Giramos a la izquierda y continuamos subiendo importantes rampas hasta entrar en la Campa Gües.





Continuamos subiendo hasta el Refugio de José Mata, donde termina la pista. Dejamos el refugio a nuestra derecha y comenzamos a atravesar la campera







A nuestra izquierda dejamos una cabaña.






Pasamos la fuente y continuamos por un sendero que nos lleva a la campera el Combral






Seguimos el camino dejando atrás la casería del Raigau





Llegamos a Campa Funeres (1103m) y pronto distinguimos el tejo que marca la situación de la sima. Al fondo las antenas colocadas en el Treme.





Nos acercamos al tejo bajo el cual se encuentra el Pozo Funeres, una placa recuerda los tristes sucesos ocurridos aquí en el año 1948.



Sentarse aquí, disfrutando de estas panorámicas, es un regalo para los sentidos. Después de un pequeño descanso, decidimos volver sobre nuestros pasaos hasta la Campa Gües.






Caminamos contemplando Peña Mayor






Llegamos a la campa y bajamos al bar, un pequeño descanso y unos callos para reponer fuerzas.





Después del reconfortante descanso nos volvemos a poner en marcha, nos desviamos unos metros a la izquierda y nos acercarnos al mirador de Xerrugües 





Desde aquí las vistas son espectaculares











Después de una pequeña parada volvemos a tomar la pista que nos baja nuevamente a Melendreros.



Hemos recorrido unos 14km en una bonita caminata, disfrutando de un precioso día al aire libre contemplando espectaculares vistas.


domingo, 26 de marzo de 2017

Ruta Camín del Acéu (Rioseco)



Hoy amaneció un día con lluvia y frío, las previsiones meteorológicas no son muy buenas pero a pesar de todo no renunciamos a nuestro paseo dominguero.

Salimos de Oviedo por la A-64, tomamos la AS-17 hasta Rioseco y aparcamos nuestro vehículo junto a la iglesia.




Salimos a la carretera, la cruzamos y continuamos hasta la parte posterior del pueblo, donde se encuentra un panel y el inicio de la ruta.





Comenzamos con una fuerte pendiente por una pista de hormigón que pronto pasa a ser de tierra.






La senda continua subiendo entre bosque y verdes prados




Termina la subida y llegamos a este llano, zona conocida como Acéu (nombre que da a esta ruta).A partir de aquí hay un tramo compartido por ésta ruta y la conocida como Senda de la Calzada Romana.






Continuamos este bonito paseo, entre cabañas y verdes praderías, hasta cruzar una portilla que da paso a la antigua calzada romana.






Continuamos el trazado de la calzada romana, conocida desde tiempos inmemoriales, que aún conserva parte de su típico empedrado.






Un rebaño de cabras nos acompañan en un tramos del camino




Al llegar a este punto, abandonamos la calzada y tomamos un desvío a la derecha, por ramal que conectaba también con el Camín Real del Sellón y sirvió durante muchos siglos de vía de comunicación para viajeros, ejércitos y comerciantes entre la costa asturiana y la meseta.





Continuamos en leve descenso por este ramal de la calzada, encontramos otro panel “Los Canteros” que nos explica cómo pudo ser construida esta vía, hace dos milenios, por los romanos.






Seguimos la ruta pasando por otra portilla que nos introduce en una zona arbolada.






Continuamos bajando ahora arropados por abundantes avellanos






Pronto entramos en un bonito bosque de castaños, el paseo entre estos centenarios ejemplares, resulta muy agradable.






Un nuevo panel nos informa de lo que son los cabornos, castaños de gran porte y tronco hueco



Continuamos por el bosque hasta encontrarnos con una pista hormigonada. Aquí tenemos tres opciones: A-bajar por la pista que nos llevaría hasta la carretera AS-117 y por esta volver a Rioseco; B-podríamos cruzar una portilla que nos llevaría al Lugar de los Infiernos y haríamos la ruta algo más larga (está cerrada y no nos atrevemos): C- Seguimos la indicación hacia la Calzada Romana





Tomamos la opción C. La pista tiene una fuerte pendiente que no cesa hasta alcanzar la Cazada Romana junto a un depósito de agua 






La pista continua bordeando el bosque, pasamos una cabaña con estas cabras







Llegamos a la calzada y continuamos bajando por ella






Enseguida encontramos, esta enorme cabaña arropada por grandes árboles, que dan a este paraje un encanto especial.







Al fondo el embalse de Tanes





Pasamos ante el Peñón del Caspiu, con dos placas, en una podemos leer “A los que dieron su vida por la libertad y la democracia”





Continuamos la ruta disfrutando de magníficas panorámica, enfrente las cumbres de la Sierra de Bermeja, a la derecha la Sierra del Crespón y bajo ella el pueblo de Villamoréi






Seguimos bajando hasta las bonitas praderías del Acéu 






En este punto, donde se unen las dos rutas, tomamos un estrecho camino a la izquierda 





Por este camino, bastante embarrado y en continua bajada, llegamos nuevamente a Rioseco.







Es un hermoso recorrido, por esos caminos transitados hace miles de años por romanos y después por peregrinos y viajeros. Mientras disfrutamos del espectacular paisaje que el Parque Natural de Redes nos ofrece, hemos recorrido 6,5 km con tranquilidad en dos horas



jueves, 9 de marzo de 2017

Oviñana – Playa de Vallina (Cucillero) - ASTURIAS

Tenemos un día con alerta naranja por lluvia y fuertes vientos, por lo que hacemos un pequeño paseo por Oviñana, pueblo situado en el Cabo Vidio y poblado por los celtas hace miles de años.

Tomamos la N-632, desviándonos por la carretera CU-8 hasta Oviñana.

Mar Cantábrico






Dejamos nuestro coche junto a la iglesia de San Roque. 






Cruzamos la carretera, pasamos ”Cai Milio Bar-Tienda” y continuamos recorriendo sus calles siguiendo las indicaciones marcadas en el suelo





Encontramos algunos hórreos 





Algún habitante, se alegra de la visita y, se asoma a saludarnos






Pasamos antiguas casas





Llegamos a este cruce donde encontramos la indicación “Playa de Vallina”





Tomamos esta pista que baja por un bosque de pinos.





Algún claro en el bosque nos permite disfrutar de bonitas vistas del Mar Cantábrico.








Las vistas desde esta curva en el camino son impresionantes.






Parte oriental de la playa y al fondo Faro Vídio








Mar Cantábrico






Parte occidental de la playa





Después de esta obligada parada continuamos bajando por el bosque por pronunciadas revueltas.




Llegamos a la parte baja donde ya encontramos prados y comenzamos a contemplar el molino de la Barrera. 







Nos acercamos al molino rehabilitado.





Junto al molino se encuentra esta piedra, de gran tamaño, conocida como “muela de molino” era utilizada para moler el grano y obtener harina.






Continuamos bajando y comenzamos a contemplar el mar, estamos llegando a la playa.





Desde arriba, colocado en la misma playa, observamos otro molino, en buen estado de conservación.





Llegamos a la playa y lo más curioso que encontramos es este molino, casi al pie de las olas y ahora ….no está la marea alta!!! 

Estamos en la playa de Vallina, la más extensa de Cudillero con un 1km de longitud, es de cantos rodados aunque, con marea baja, aparecen zonas de arena.

Es un corto pero agradable paseo por un bonito entorno natural y una playa con un encanto especial, ideal para realizar con niños.